• Buchwald

Hugo Ball: Cuando fundé el Cabaret Voltaire...

Cuando fundé el Cabaret Voltaire estaba seguro de que en Suiza encontraría jóvenesque no solo buscaran disfrutar de su independencia, sino también documentarla. Fui a ver al Sr. Ephraim, el dueño de la “Meierei” [Lechería] y le dije: “Sr. Ephraim, no sea malo, présteme su local. Quiero organizar un cabaret”. El señor Ephraim estuvo de acuerdo y me prestó el local. Y fui a ver a unos conocidos y les pregunté: “No sean malos, préstenme una foto, un dibujo, un grabado. Quisiera incluir en mi cabaret una pequeña exposición”. Fui a visitar a la amigable Züricher Presse y les rogué: “No sean malos, publiquen una notas. El cabaret tendrá un espíritu internacional. Queremos hacer cosas lindas”. Y me dieron cuadros y publicaron mis notas. Para el 5 de febrero tuvimos cabaret. Mde. Hennings y Mde. Leconte cantaron chansons en francés y danés. El Sr. Tristan Tzara recitó versos rumanos. Una orquesta de balalaicas tocó encantadoras canciones populares rusas.

Encontré mucho apoyo y simpatía en el Sr. M. Slodki, quien diseñó el cartel para el cabaret; en el Sr. Hans Arp, quien, además de su propio trabajo, puso a mi disposición algunos Picasso e hizo de intermediario para conseguir las obras de sus amigos Otto van Rees y Arthur Segall. También de los Sres. Tristan Tzara, Marcel Janco y Max Oppenheimer, quienes, con mucho gusto, aceptaron actuar en el cabaret. Organizamos una soirèe RUSA y poco después una FRANCESA (con obras de Apollinaire, Max Jacob, Andrè Salmon, A. Jarry, Laforgue y Rimbaud). Richard Huelsenbeck vino de Berlín el 26 de febrero y el 30 de marzo interpretamos una maravillosa música de negros (toujours avec la gross caisse: boum boum boum boum drabatja mogere drabatja mo bonoooooooooooo–). Monsieur Laban asistió a la función y se mostró entusiasmado. Y por iniciativa del Sr. Tristan Tzara, el Sr. Tzara, el Sr. Huelsenbeck y el Sr. Janco (por primera vez en Zúrich y en el mundo entero) interpretaron versos simultáneos del Sr. Henri Barzun y Fernand Divoire, así como un poema simultáneo de su propia composición (pp. 6 y 7) . Este folleto que hoy publicamos se lo debemos a nuestra iniciativa y al apoyo de nuestros amigos de Francia, ITALIA y Rusia. Busca documentar el trabajo y los intereses del cabaret, cuyo único objetivo es recordar a unos pocos independientes que viven otros ideales más allá de la guerra y la patria. La próximade los artistas aquí reunidos es publicar una Revue Internationale. La revue paraîtra à Zurich et portera le nom “DADA”. (“Dada”) Dada Dada Dada Dada.