top of page
  • Buchwald

Rainer Maria Rilke: Soneto I, segunda parte

Respirar, ¡poema invisible!

Incesante rodea al propio ser,

en puro intercambio con el universo. Contrapeso

en el que acontezco rítmicamente.

 

Única ola, cuyo

paulatino mar soy;

y de todos los mares posibles sos el más frugal,

expansión de espacio.

 

Cuántos de estos pasajes de espacios ya estuvieron

en mí: más de un viento

es como un hijo mío.

 

Aire, vos, lleno de lugares que alguna vez me pertenecieron, ¿me reconocés?

Vos, alguna vez tersa corteza,

curvatura y hoja de mis palabras.

תגובות


bottom of page