top of page
  • Buchwald

Joseph Beuys: Entrevista, 3.6.1984

ENTREVISTADOR: Señor Beuys, en su obra, hace especial referencia a Rudolf Steiner y su antroposofía. ¿Cómo llegó a él? BEUYS: Después de la guerra, durante mis estudios universitarios, viví con una familia que tenía un poco de interés por el esoterismo, y en sus estantes había de todo: material de Asia Oriental, yoga y también algunas cosas de Steiner. Inmediatamente me inquietó. Tuve la suerte de toparme con sus obras más centradas en la sociedad. E: ¿Los puntos esenciales de la cuestión social? B: Sí y su idea de la triarticulación. Encajaba con lo que estaba pensando en ese momento. Y hoy sigue siendo parte activa de mi trabajo. Ha sido motivo de muchas discusiones con antroposofistas de todo tipo. E: Y hoy en día, ¿qué entiende por la triarticulación? B: Se trata de la necesidad de pensar la sociedad de tal manera que uno se relacione con su forma básica [Grundgestalt]. Cosa que no ha pasado hasta el día de hoy. Ni el marxismo ni el capitalismo privado tienen en cuenta la forma básica del acontecer social. Para mí, lo más importante que vio Steiner fue esa forma del acontecer social y sus fuerzas elementales. E: Como decía Steiner, “Libertad en la vida intelectual, igualdad ante la ley, fraternidad en los negocios”. ¿No se trata de una dinámica social bastante abstracta? B: La triarticulación no significa que el organismo social se separe en tres partes. Más bien, es importante entender cada parte por separado y comprender sus funciones recíprocas de la misma manera en que un médico debe comprender el corazón en relación con la bilis, el bazo y el cerebro. Debe ser capaz de separar conceptualmente las partes, para poder comprender su interacción orgánica. Hoy es un caos, nadie sabe qué está pasando con las sociedades. E: ¿Y quién dice que el crecimiento salvaje no es orgánico? B: No, eso es fragmentación, lo contrario de orgánico. Eso es pluralista y, en realidad, significa: “dispérsense más”. Es la ruina. E: ¿Qué lo convence de la verdad de esta articulación social tripartita o, si prefiere, de esa trinidad? B: Estos principios ya están, como escritos en fuego, en la Revolución Francesa. Pero aún no habían sido interpretados como los tres campos de fuerza de la sociedad. Hay una que otra tendencia en el anarquista Proudhon, también en Montesquieu... E: Pero Montesquieu claramente pedía la división del poder estatal en ejecutivo, legislativo y judicial. Sin embargo, en el caso de Steiner, se trata de una traducción poco clara de las funciones individuales del ser humano –pensar, sentir y querer– al conjunto de la sociedad. B: En la naturaleza eso ha existido desde siempre. En la sociedad, solo se vuelve tangible, real y también necesaria como un orden social-ecológico superior desde que el ser humano entró en escena como portador de la libertad. Es decir, en el curso de un proceso antiautoritario, emancipatorio. Antes, desde la Antigüedad, había existido un sistema feudal dualista; antes, la unidad del organismo social con el arte, la ciencia y la religión, como en Egipto, Babilonia o las antiguas culturas persas. E: Pero ¿cómo llega a la conclusión de que la estructura triple de Steiner, que también aparece de forma encubierta en sus acciones, instalaciones y obras (como las estelas de basalto de Fin del siglo XX en la Münchner Staatsgalerie), es la solución de las soluciones? ¿Pensamiento analítico, reflexión, cómo? B: Cavilando seguro que no. Sino por medio de la observación de la realidad, la observación en la realidad. Las cosas mismas, dice Goethe, son la lección. Eso significa juicio contemplativo. E: ¿Y usted considera que lo tiene? B: Por supuesto. No se trata de una actividad intelectual, cerebral y abstracta. E: Pero evidentemente se trata de una a la que sólo se llega por medio de los ejercicios espirituales más especiales. Meditación, contemplación, una forma esotérica de pensar y, en realidad, elitista. B: Seguramente. Y, sin embargo, en algunos aspectos, es algo que los niños poseen antes de que nuestro sistema escolar materialista se las expulse. E: En todo caso, usted, Joseph BEUYS es consciente de que sólo unos pocos pueden seguir sus ideas. Incluso aquellos con una educación privilegiada se devanan los sesos frente a sus obras, así de crípticos son sus mensajes. Por otro lado, espera, como dijo, llegar a “todas las personas que trabajan en el mundo” con su noción de que todos son, de alguna manera, artistas y creadores, es decir, libres y creativos. ¿Cómo va eso de la mano? B: Bueno, mi trabajo no sólo consiste en piezas de museo o cualquier otro lugar, sino más bien, y en su mayor parte, en instrucción oral. La actividad principal estuvo siempre focalizada en las organizaciones y actividades, como la fundación del Círculo de Achberg, la Organización por la democracia directa, la Universidad Libre para la creatividad, mi participación en la fundación del Partido Verde o mis acciones para la Documenta 7... E:... la transformación del Estado en lugar de la administración del Estado... B: ... así es, plantar 7000 robles y poner 7000 estelas de basalto, acción de la cual surgió este trabajo en Múnich. E: Donde sea, las personas reaccionan con asombro, incluso con agresividad ante sus obras, así también frente a su proselitismo por una comprensión radicalmente diferente de la naturaleza, el trabajo y la productividad. B: También consternadas. Hay un efecto a largo plazo. Muchas personas me escriben, algunas me insultan. Pero siempre regresan. E: Quizás sea por los elementos místicos y chamánicos en sus acciones y obras, la presencia de signos alquímicos y míticos, como los que son familiares para los antropósofos avanzados. B: Los misterios suceden en las estaciones de trenes, no en el Goetheanum. E: Y para poder comprender algo, uno tiene que esforzarse y aprender a ver con usted. B: Por eso digo cosas muy simples y quiero algo completamente opuesto: ser un juguete. Puedo ser lo que las personas quieran. Soy el payaso, el idiota con el sombrero de fieltro. Que me lancen de un lado al otro. Simplemente me pongo a disposición. Lo que quiero es dejar en claro que, en realidad, soy como ellos. E: Incluso si se convierte en una bolsa de boxeo o en un payaso, lo que realmente quiere decir, esa utopía de una unidad recuperada entre naturaleza y ser humano, de pensamiento, sentimiento y acción, le llega menos a aquellos a quienes se supone más lo necesitan. B: En realidad se trata de hacer posible lo imposible. En última instancia, es eso lo que mueve a la gente. E: Todo ser humano es un artista. Un pilar de su idea de libertad. ¿Podría explicarlo con un ejemplo? B: Lo que quiero decir es que cada ser humano es portador de habilidades, un ser autodeterminado, el soberano supremo de nuestro tiempo. Es un artista, ya sea recolector de basura, enfermero, médico, ingeniero o agricultor. Dondequiera que despliegue sus habilidades, es un artista. No estoy diciendo que porque “todo ser humano sea un artista” se fomente más la pintura que la ingeniería... E: ... usted también usa máquinas en su obra, como la famosa bomba de miel. B: Quien procede correctamente y con cautela encuentra un ámbito en el que, aunque se sienta constantemente dependiente, es libre, supera la dependencia que padece y da un nuevo paso. E: Eso suena un poco como una fuga hacia el hobby, como un movimiento de pequeñas libertades con un efecto centrífugo para el conjunto. B: Mi concepto expandido de arte es la única manera de superar las condiciones imperantes. E: No suena tan revolucionario. B: Lo que realmente pretendo es que el dinero salga de circulación. La creatividad de las personas es el verdadero capital. Los partidos políticos, el término política en general, son una pavada. La sociedad debe convertirse en una obra de arte. El arte moderno está muerto; el posmodernismo no existe. Ahora se da comienzo al arte antropológico. Esta es la única manera de superar al capitalismo y al comunismo.

Yorumlar


bottom of page