top of page
  • Buchwald

Johann Wolfgang von Goethe: La metamorfosis de las plantas, fragmentos

§ 38.


Entonces, así es como la naturaleza formó el cáliz: reunió varias hojas (y por lo tanto, varios nudos) alrededor de un punto central, frecuentemente en un número y orden fijos, que, de otro modo, se habrían producido sucesivamente y a cierta distancia. Si una nutrición excesiva hubiera impedido la floración, habrían aparecido en lugares separados y en su forma original. Así que la naturaleza no crea un nuevo órgano en el cáliz, simplemente reúne y modifica los órganos con los que ya está  familiarizada y, por lo tanto, se acerca un paso más al objetivo.


§ 50.


Así, un estambre nace cuando los órganos que hasta ahora hemos visto dilatarse como pétalos se contraen de nuevo con fuerza y, juntos, se presentan en un estado de extremo perfeccionamiento. De este modo, se confirma lo observado anteriormente y tendremos que seguir con atención la fuerza alternante de contracción y expansión gracias a la cual la naturaleza finalmente alcanza su meta.


§ 95.


Muchas veces observamos que un tallo, en lugar de prepararse gradualmente y concentrar sus fuerzas durante mucho tiempo para una sola floración, ya da flores desde los nudos y continúa este proceso, sin interrupción, hasta la punta. Este fenómeno puede ser explicado desde la teoría que ya expusimos: todas las flores que se desarrollan a partir de yemas deben considerarse como plantas completas, que están en la planta madre como ésta lo está en la tierra. Y como reciben jugos más puros de los nudos, incluso las primeras hojas de la ramita ya parecen mucho más desarrolladas que las primeras hojas de la planta madre que siguen a los cotiledones. De hecho, suele ser posible que el cáliz y la flor se desarrollen inmediatamente.

Comments


bottom of page