• Buchwald

Ingeborg Bachmann: ¡Explicame, amor!

Tu sombrero se levanta silencioso, saluda, flota en el viento, tu cabeza desnuda se cubre de nubes, tu corazón está en otro lugar, ocupado, tu boca incorpora nuevas lenguas, en el campo, las plantas silvestres crecen, el verano lleva y trae flores, cegado por los copos, elevas tu rostro, te ríes y lloras y mueres, qué más ha de sucederte...


¡Explicame, amor!


El ave, en ceremoniosa sorpresa, abre su plumaje, la paloma infla su cuello emplumado, lleno de arrullos, el aire se dilata, grita el pato y de miel silvestre se alimenta toda tierra, también en el parque modesto cada lecho se cubre de polvo dorado.

El pez enrojece, adelanta al cisne y se abalanza entre grutas hacia lechos de coral. Al son de arenas plateadas baila el escorpión. El escarabajo huele a la Magnífica de lejos; si tuviera sus sentidos sentiría también cómo en su caparazón titilan alas, y me pondría en camino hacia el racimo de frutillas más lejano.


¡Explicame, amor!

El agua sabe hablar, la ola lleva a la ola de la mano, en los viñedos la uva crece, salta y cae. ¡Qué sincero es el caracol al salir de su hogar!

¡Una piedra sabe ablandar a otra!

Explicame, amor, lo que no puedo explicar: ¿debo pasar este corto y terrible tiempo lidiando con pensamientos, sola y sin saber y sin poder amar? ¿Se tiene que pensar? ¿No hay que extrañar?

Vos decís: cuenta con otro espíritu… No me expliques nada: veo a la salamandra atravesar todo fuego. Ningún miedo la persigue, y nada le causa dolor.

©Buchwald Editorial, 2020, Buenos Aires