• Buchwald

Emmy Hennings: Hospital

Todos los otoños me pasan de largo.

Enferma, acostada en una cama blanca;

cuando preferiría estar bailando.

Siempre pienso en violines

y miles de luces titilan.

Oh, ¡qué hermosa estoy hoy!

Rostros muy maquillados

pasan fugaces en el baile.

Oh, cuántas rosas marchitas,

que de madrugada llevé a casa,

que, aplastadas por tantas caricias,

esperaban el amanecer sobre la mesa.

Vuelvo a pensar en chicas

que, como yo, hacen el amor.

Entonábamos cánticos patrióticos

entre llantos, entre risas.

Y ahora estoy sola y abandonada

en una habitación silenciosa y blanca.

¡Oh, hermanas de las calles,

por la noche, vengan a mí en sueños!