• Buchwald

Else Lasker-Schüler: Fin del mundo

Un llanto hay en el mundo

como si Dios hubiera muerto,

y cae la sombra gris

pesada como una tumba.


Vení, escondámonos más cerca…

La vida descansa en el corazón de todos...

como en ataúdes.


Vos, besémonos profundamente…

En el mundo hay un palpitar ansioso

que nos va a matar.