©Buchwald Editorial, 2019, Buenos Aires

  • Buchwald

Else Lasker-Schüler: Mi piano azul

En casa tengo un piano azul

pero no conozco nota alguna.


Está ubicado en la oscuridad de la puerta del sótano

desde que el mundo se embruteció.


Las estrellas lo tocan a cuatro manos

–La mujer de la luna cantó en la barca–

Ahora las ratas bailan con el tintineo.


El teclado está roto …

Lloro por la muerta azul.


Ay, querido ángel, ábreme

–comí de un pan amargo–

ábreme en vida la puerta del cielo,

a pesar de la prohibición.