• Buchwald

Raoul Hausmann: LO QUE DIRÁ LA CRÍTICA SOBRE LA EXPOSICIÓN DADA, SEGÚN LA OPINIÓN DE LOS DADÁSOFOS.

Antes que nada, es necesario aclarar que esta exposición dada no es más que un vulgar bluff, un burdo experimento con la curiosidad del público. No vale la pena ir. Mientras Alemania tiembla y se convulsiona por una crisis política de alcance hasta ahora desconocido, mientras que en Spa nuestro destino sigue sin tomar forma, estos holgazanes van y arman cualquier pavada con harapos, desperdicios y basura. Nunca antes se había presentado en público con tanto desparpajo un grupo tan decadente, que carece de toda habilidad y voluntad, como los dadaístas aquí. A ellos nada los impresiona; todo se desvanece entre los espasmos de la furia por la originalidad que, a cambio de toda creatividad, se desfoga en chiquilinadas sin sentido. Incluso el único con algo de talento de ese montón, el ilustrador Grosz, es decepcionante; él es el vivo ejemplo de cómo la debilidad de carácter y la falta de temple frente a las obligaciones y el vicio por lo “más nuevo” pueden desembocar en medio del pantano del aburrimiento, del caos y de un mal chiste de borrachos. ¡Oh, Grünewald, Durero y todos los grandes alemanes! ¡¿Qué dirían?! Todo lo que se muestra en esta exposición es de un nivel tan bajo que uno no hace más que preguntarse cómo es posible que una galería pueda presentar tales mamarrachadas y encima querer cobrar entrada.




©Buchwald Editorial, 2020, Buenos Aires